APROXIMACIÓN A LA HISTORIA SOCIAL E INSTITUCIONAL DEL
CENTRO DE APRENDIZAJE AGRÍCOLA DON BOSCO

La historia del Centro Don Bosco se remonta a comienzos de 1957 cuando el general Rojas Pinilla entregó a los curas salesianos unos terrenos que permitieron crear al año siguiente las primeras escuelas populares que se complementaban con estudios técnicos en áreas de apoyo a la industria. En los años siguientes, ONG de Bélgica, Alemania y Estados Unidos le dieron un fuerte impulso que colocaron al centro entre las mejores instituciones de enseñanza técnica industrial en el país.

Esta referencia histórica es solo para decir que el país no se puede dar el lujo de "echar por la borda" casi 50 años de experiencia en este tipo de formación a través de Don Bosco y que ha permitido que 50.000 jóvenes de los estratos más pobres de la población tengan acceso a una formación para mejorar su condición económica y social. Son muchas las empresas privadas que han sido testigos de esa capacitación, que con seguridad otra institución -ni siquiera el Sena- hubiera podido dar.

En momento alguno se puede decir que el país solo requiere los cursos de formación técnica como una salida para mejorar su competitividad externa o el desarrollo, pues para nadie es un secreto que los países salen adelante por la mayor formación científica del recurso humano que permite crear e innovar. Lo otro, como lo hemos dicho muchas veces es perpetuar el modelo de pobreza que implica la maquila y la mano de obra barata.

Pero ese recurso humano que crea e innova necesita un soporte de mano de obra que ejecute y opere. Y en esos términos, el trabajo de una institución como el Centro Don Bosco es clave, además de ayudar a solucionar un problema social. Con absoluta certeza, muchos se los egresados de esa institución han logrado progresar después de obtener la formación básica en una institución como esta, que además tiene un carácter muy distinto al de la educación con ánimo de lucro.

Se necesita salvar a Don Bosco en una acción conjunta del gobierno y del sector privado, pues ambos se han beneficiado del esquema. En el caso del sector privado, no es a través de donaciones o ayudas, sino de otras maneras como la de utilizar los talleres que tiene el Centro en distintas áreas desde encuadernación y artes gráficas hasta servicios de mecanización moderna y tradicional, pasando por cromados, electricidad y electrónica, artesanías y ebanistería.

Imágenes Históricas Salesianas

P. Jerónimo Gordini,director de el mojan 1902 don bosco guajira
P. Jerónimo Gordini
Director de El Mojan 1902

.

Casa El Mojan 1902

Primera Casa de los Salesianos en el Zulia

casa el mojan 1902 Don Bosco Guajira
María Auxiliadora 1905 el mojan Don Bosco Guajira
María Auxiliadora
1905 El Mojan

La primera de nuestro Centro Zuliano

Fundación en San Rafael de El Moján, en el Estado Zulia (1902)

Un Colegio en “San Rafael de Maracaibo”

En el Boletín Salesiano de 1893, antes de la llegada de los Salesianos a Caracas y Valencia, encontramos una nota titulada así: Venezuela: En San Rafael de Maracaibo, y daba la siguiente y sorpresiva información: “A comienzos del presente año se ha llevado a cabo una verdadera cruzada entre los Cooperadores Salesianos de San Rafael de Maracaibo para atender y educar a la juventud pobre y abandonada de estas tierras. A tal fin, con la esperanza de tener pronto entre ellos a los Hijos de Don Bosco, han inaugurado un Colegio-Oratorio según el modelo salesiano y en él han recogido y están ya educando a 22 jovencitos y a 14 niños, todos muy necesitados”.

Y en San Rafael de El Moján, aunque apenas durante tres años (1902- 1905), los Salesianos tendrán el “Instituto Don Bosco”, fruto del esfuerzo y del entusiasmo de un grupo de Cooperadores Salesianos. La Fundación de San Rafael de El Moján es una de las más sorprendentes en la historia salesiana, una verdadera epopeya, conmovedora, con destellos de heroicidad, que, si no se la conoce, es casi imposible imaginársela. El Padre José María Grazzini, testigo y protagonista de increíbles aventuras, es quien nos la cuenta, en su libro: Recuerdos y Apuntes Históricos de El Moján y nosotros debemos rescatarla para la posteridad.

El Colegio-Oratorio fundado por los Cooperadores Salesianos de San Rafael de El Moján, en el año 1893, llegó a educar a 36 jovencitos, con la esperanza de tener muy pronto entre ellos a los Hijos de Don Bosco. Y lo consiguieron, aunque apenas se mantuvieron allí durante cuatro años, siendo ésta la tercera fundación salesiana de los Hijos de Don Bosco en Venezuela, después de las de Caracas y Valencia.

 También aquí, como en Caracas y Valencia, encontramos el protagonismo de un sacerdote enamorado de Don Bosco y de su Obra Apostólica a favor de la juventud más necesitada. Este sacerdote es el P. Luis de Vicente Ríos, nativo de la región de “El Moján”, Edo. Zulia, ferviente Cooperador Salesiano, el cual hacía tiempo había solicitado a Don Rúa el envío de los Salesianos a San Rafael de El Moján, pueblo que se encuentra a unos cuarenta kilómetros al norte de Maracaibo y le había ofrecido una pequeña casa y un terreno de su propiedad para que funcionaran allí un Colegio y una Escuela Agrícola.

Un viaje por Caracas, Curaçao y Maracaibo. Repiques de campanas y fuegos artificiales. Recibimiento en San Rafael

El P. Félix A. Bergeretti se había encargado de los trámites correspondientes y, como los Superiores aceptaron la oferta, desde el Colegio Don Bosco de Valencia, el 22 de septiembre de 1902, salieron para El Moján el P. Juan Bautista Soleri, el seminarista José M. Grazzini y el Coadjutor Carlos Zuliani, viajaron primero por ferrocarril a Caracas adonde llegaron al anochecer. El 28 de septiembre, acompañados por el P. Miguel Foglino, Inspector de los Salesianos, y el P. Jerónimo Gordini, Director de la nueva Casa, y siempre en ferrocarril, se trasladaron hasta La Guaira, donde se embarcaron en el vapor “Filadelfia” el 30 de septiembre rumbo a Curaçao.

En la Isla se hospedan en casa del Padre Domingo Lamoya, párroco del lugar, que había visitado a Don Bosco en Turín, y era muy amigo de los Salesianos y aprovechan para visitar el Asilo Santa Rosa, regido por los Salesianos y, el 4 de octubre, en el pequeño barco “El Mérida” continúan hacia Maracaibo. Allí son recibidos con repiques de campanas y fuegos artificiales por la gran concurrencia de personas que se encontraban en el muelle, mientras una comisión integrada por el clero, gobierno y amigos, en medio de una cerrada ovación, sube a bordo para darles la bienvenida. Inmediatamente se trasladan a la Catedral, donde son recibidos por el Primer Obispo de Maracaibo, Mons. Francisco Marvéz y, postrados ante el altar de la Virgen entonan una salve a María Auxiliadora. Los Reverendos Padres capuchinos, durante varios días, se dignaron brindarles generosa hospitalidad.

El 11 de octubre, en la piragua “La Carmen” y en compañía del señor Sixto, hermano del P. Luis de Vicente Ríos, a las cuatro de la mañana, salen de Maracaibo y, después de varias horas de navegación, llegan a San Rafael bajo un sol abrasador. Allí son recibidos con sencillez, pero con mucho cariño y entusiasmo: varias embarcaciones los escoltan a su llegada. Inmediatamente el P. Ríos, párroco, y la población entera con las autoridades a la cabeza, al son de repiques de campanas, los conducen a la Iglesia Parroquial, donde entonan el Himno de Acción de Gracias.

La casa de los Salesianos: tres chozas de pajas de enea y hojas de palma de coco

La residencia que les proporcionaron a los Salesianos a su llegada a El Moján, estaba formada por tres chozas de pajas de enea y hojas de palma de coco, tal como eran las ciudades de los indígenas del lugar. Con algunos arreglos, los salesianos convirtieron aquellas viviendas primitivas en clases, capilla, comedor, dormitorios. La finca que se les había ofrecido para la Escuela Agrícola distaba unos once kilómetros de San Rafael y era un lugar palúdico, al lado del Río Limón, con una casita de tablas y unas cuatrocientas cabras.

El P. Miguel Foglino, a la sazón Superior de los Salesianos de Venezuela, al comprobar las dificultades que presentaba la finca para una posible Escuela Agrícola, abandona la idea y desiste del proyecto en el que inicialmente se había pensado. La pobreza del lugar y la escasez de recursos hacían imposible cualquier iniciativa. Entonces, de acuerdo con los Padres Jerónimo Gordini y Luis de Vicente Ríos, decide abrir una Escuela o Colegio. De esta manera, el 1 de noviembre de 1902, nacía en San Rafael de El Moján el Instituto Don Bosco. Cuatro años más tarde será trasladado a la ciudad de Maracaibo por orden del P. Pablo Albera, el cual, al constatar la soledad, el abandono, la incomodidad de la plaga, la escasez de alimentos, la falta de agua potable, se vio obligado a tomar tal decisión.

 

Descargar "Los Salesianos en Venezuela, libro de Merino I